Resonancia Bioenergética

Emoenergética

Somos energía, racimos de emociones conscientes de sí mismos

La Emoenergética es la parte no técnica de la Resonancia Bioenergética. En conjunto, todas las partes unidas forman una medicina holística, moderna y revolucionaria en muchos sentidos. Pero también es un camino de crecimiento personal, emocional y de la conciencia. Y todo ello parte de la premisa fundamental de que el universo tiene una naturaleza doble: FÍSICA y SUTIL. Así que nosotros, como integrantes vivos de ese universo, también somos seres dobles. Nuestra parte sutil es el ALMA, lo que anima al cuerpo físico y le da la vida. Cuando hablo del alma no me estoy refiriendo a un concepto romántico, teórico, espiritual o abstracto, sino a un verdadero cuerpo energético que se encuentra completamente vinculado e interconectado con los niveles físico, mental y emocional. El alma es una entidad concreta dotada de estructuras propias y funciones particulares, sometida a las leyes naturales, accesible, cuantificable, experimentable y visible para el perceptor entrenado en la Resonancia Bioenergética.

La ALEGRÍA es la emoenergía que percibe y genera la EXPANSIÓN, la CONTINUIDAD, la FLUIDEZ y el DINAMISMO.

El MIEDO es la emoenergía que percibe y genera la DISCONTINUIDAD, el DESEQUILIBRIO y el aspecto ENTRÓPICO.

La TRISTEZA es la emoenergía que percibe y genera la SEPARACIÓN, el VACÍO y la FRAGMENTACIÓN, la DIVISIÓN del todo en partes.

La FUERZA MOTRIZ es la emoenergía que percibe y genera la CONTRACCIÓN, el ESFUERZO, el IMPULSO y la REACCIÓN.

El AMOR es la emoenergía que percibe y genera la CONECTIVIDAD y la UNIDAD.

La RECREACIÓN es la emoenergía que percibe y genera la ORGANIZACIÓN, la BELLEZA y la SIMETRÍA.

Textos y Fotografías © Chema Sanz 2016